01 , 2024. Buenos Aires, hs

En Menu
DIS
PO
NI
BLE
Programa

#9
Chacarita Moderna

Léa Namer

, 2023

Investigación:

Léa Namer


Diseño expositivo y curaduría:

Léa Namer, BAAG


Colaboradores:

Eugenia Amicone, Diego Hottier


Apoyo Institucional:

Graham Foundation for Advanced Studies in the Fine Arts


Fotografía:

Positive Studio (inauguración), Javier Agustín Rojas (sala)


Activaciones:

Conferencia y proyección
Visita guiada por el Cementerio de la Chacarita

En Disponible #9, la arquitectura del Sexto Panteón del Cementerio de la Chacarita se revisita como un ensayo de innovación constructiva y espacial para descubrir la tipología del cementerio moderno a través de sus panteones subterráneos. “Chacarita Moderna” reúne documentos de archivo, y la reproducción en escala de piezas y texturas del cementerio, para señalar en la emblemática obra de Itala Fulvia Villa, la aparición de un nuevo lenguaje funerario que se representa simbólica y estéticamente, a través de los diversos usos del hormigón.

Itala Fulvia Villa (1913-1991), como coordinadora de la Dirección General de Arquitectura y Urbanismo de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, lidera entre 1949 y 1966 el proyecto y la dirección de la obra del Sexto Panteón del Cementerio de la Chacarita. Inspirada en los preceptos del CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, 1928-1957) que soñaron Le Corbusier, por un lado; y Jorge Ferrari Hardoy y Antonio Bonet, integrantes del EPBA (Estudios del Plan de Buenos Aires, creado en 1947), por el otro, plasmó ideales urbanistas alineados al movimiento moderno.

En un contexto de posguerra donde la población de la Ciudad de Buenos Aires se triplicó entre los años 1920 y 1960, pasando de un millón a tres millones de habitantes, la saturación de los cementerios se convirtió en una necesidad a atender. El proyecto monumental del Sexto Panteón propone una tipología subterránea de nichos agrupados en filas verticales para un mejor aprovechamiento del área y la liberación del espacio aéreo. En ruptura con las tradicionales formas funerarias de la antigüedad, y como una reinterpretación moderna de las catacumbas romanas, la organización bajo tierra posibilita, gracias a los patios, la ventilación natural (acompañada de un sistema mecánico) de las estructuras funerarias y la aparición de un jardín que funciona como parque público en el nivel cero.

A medida que se desciende, una experiencia mitológica hacia el inframundo se devela. Un laberinto entre galerías se ilumina naturalmente, mientras la luz ingresa tamizada por distintos filtros. En los subsuelos las circulaciones se abren francas entre los nichos. El movimiento para el público y los ataúdes fluye entre las galerías, los ascensores y un grupo de escaleras sobredimensionadas, que se posan escultóricamente en uno de los núcleos de acceso. El conjunto de elementos junto con el movimiento de las luces y las sombras, hace del recorrido, una experiencia sensorial completa.

Itala Fulvia Villa no solo propone una solución (junto con el proyecto del Cementerio de Flores, 1948), que responde funcionalmente a la demanda de espacio para una necrópolis que reemplaza la sepultura por la multiplicación de nichos, sino que también crea un nuevo imaginario funerario. La condición sagrada atraviesa al Sexto Panteón a través de la sutileza de los detalles arquitectónicos. Los misteriosos motivos ornamentales y las múltiples texturas del hormigón definen un carácter simbólico y estético. Trabajado en bruto y plásticamente, revisan el lenguaje del estilo brutalista, para afirmar con fuerza la expresión de espacios definidos por estructuras imponentes como vitrales de una catedral.

El Sexto Panteón constituye unos de los primeros y mayores ensayos de arquitectura moderna funeraria de tal escala en el mundo. Ícono de la arquitectura moderna argentina, trasciende la dimensión arquitectónica para representar una visión social y cultural: la concepción de la muerte, las creencias e ideales comunes y la búsqueda por una dimensión igualitaria como sociedad.


Léa Namer (Francia,1989) es arquitecta e investigadora. Se graduó en 2012 en la Escuela de Arquitectura de París la Villette. Vive y trabaja entre París y Barcelona. En 2011, en el marco de un intercambio universitario, cursa en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. En 2013, de regreso a la ciudad por vacaciones, descubre la arquitectura funeraria del Sexto Panteón recorriendo el Cementerio de la Chacarita por primera vez. Iniciado en 2019, “Chacarita Moderna” busca tanto revelar la arquitectura subterránea extraordinaria de la necrópolis brutalista de Buenos Aires, así como también reivindicar la figura de la arquitecta directora del proyecto Itala Fulvia Villa (1913-1991), cuyo aporte a la arquitectura y el urbanismo argentino ha permanecido poco visibilizado por largo tiempo.